Visitante #:

24 jun. 2014

SUEÑOS

En el constante vaivén de la vida
el destino o la casual suerte
me han permitido conocerte
a ti, oh mujer divina
y perdido en tus ojos bellos de niña
en silencio aprendí amarte,
porque nada tengo para darte
ternura,  caricias puedo ofrecerte
fidelidad, lealtad hasta la muerte
mi vida, mis manos para cuidarte.

Pero todo esto no basta para tenerte
es la sociedad que nos condena
será mejor irme lejos con esta pena
aunque muera de amor al no verte
que puedo hacer si esta es mi suerte,
partiré con el corazón en desacuerdo
cargaré solo con el recuerdo
y con los momentos más bellos
vivirás por siempre en mis sueños
hasta el final del tiempo.

Un día cual ave emigrante
retornare desde un lugar lejano
en busca del nido tanto añorado
que el destino logró apartarme
y que el tiempo no pudo robarme;
será cuando tu recuerdo en mí
se haya desvanecido
y la esperanza esté por abandonarte,
cuando todos te hayan olvidado
cuando el tiempo cruel
casi todo nos haya robado
dejándonos solamente
profundas cicatrices en el alma
y recuerdos vagos
de un tiempo casi ya olvidado.

Al mirar atrás, recordaré
los mejores momentos vividos
tu sonrisa angelical de niña
que me ha conquistado
tu cuerpo de diosa esculpido
que tanto he amado
tu perfume que me ha seducido
tu suave respiro que llevo grabado
la tristeza que llevas contigo
y todo lo que has compartido conmigo.

La emoción invadirá mi ser
y unas lágrimas quizá
mojen mis párpados cansados
mirándome a los ojos ya nublados
preguntaras, que sucede
perdido entre recuerdos arrugados
te diré nada
tan solo ha sido el viento
y te amaré tanto en silencio
por todos esos años no vividos
por los planes no realizados
por el amor negado.

Tomados de las manos, caminaremos
por un sendero transparente
de cristal y plata
y no nos volveremos atrás 
sino para contemplar al sol
que al igual que nuestras vidas
le ha llegado la hora del ocaso
y nos perderemos
en el corazón de la noche
sin luna y sin estrellas
sin dolor y sin penas

Aprovechando la oscuridad
que no se conmueve
te robaré el beso tanto esperado
sorprendida preguntarás, que sucede
embelesado por el néctar que he probado
y el encanto de los años que han pasado
te diré nada
tan solo ha sido el viento
y te amaré tanto en silencio,
sentiré que te necesito
así como el lago necesita del río
y el río necesita del agua
para existir todavía.

Nuestros cuerpos ya cansados
por los años transcurridos
harán dormir a nuestras vidas
sedientas de lo sueños negados
y en aquella noche eterna
mi alma sentirá frío
buscaré calor en tu seno
y en tus átomos aún tiernos
hasta fundirnos como el eterno sol
que no veremos más
y hasta en ese momento preguntarás
que sucede
los pocos átomos de mi alma cósmica
te dirán nada
tan solo ha sido el viento
y te amare tanto, pero tanto en silencio,
por siempre eternamente
hasta el final del tiempo.


 Derechos reservados

No hay comentarios.: