Visitante #:

28 nov. 2013

LA PUERTA ENTREABIERTA

Nunca cerré la puerta
sabiendo que te habías ido,
estuvo siempre entreabierta
por si un día volvieras,
como un grito mudo al olvido
tratando en vano de retenerte,
porque el amor es indomable
como un evento divino
como un equino salvaje
como el mar, como el tiempo
como alas de águila en el viento.

Un día te fuiste en silencio
y en silencio hoy has regresado
no temas, ven, entra  en este río
a saciar tu sed hasta el hastío,
hay mate y hojarascas con miel
para saciar tu hambre,
abrigo, ternura y calma  
para sosegar tu alma
puedes quedarte cuanto quieras
o puedes irte otra vez mañana
amor libre sin  tiempo,
pero recuerda, que la puerta entreabierta,
esta vez lo puede cerrar el viento.


         Derechos reservados

No hay comentarios.: