Visitante #:

10 jun. 2013

MACHE, SERÁS MI ETERNIDAD

Rodeado por el paisaje que pinta el tiempo
de riachuelos y manantiales de agua celeste,
de caminos que son mis amigos
y a la sombra de verdes eucaliptos
transcurrirá mi sueño profundo
perfumado por la fragancia de una flor de  palma.

Los repiques de una vieja campana

la algarabía de inocentes niños,
o la visita de algún recuerdo
no perturbarán mi sueño
serán puntos de referimento
en el eterno transcurrir del tiempo.

De día vigilaré mi pueblo

de noche contemplaré el cielo
y a mis amigas las estrellas,
los días de sol, secaré mis huesos húmedos
en la lápida pétrea, de mi lecho lúgubre.

En primavera visitaré a un viejo amigo

quien ya olvidó su edad  pero no de mirar el mar, comeremos papas nuevas 
con hojas tiernas de quinua, 
al abrigo de las brazas de un fogón de barro,        beberemos chicha de maíz y habas,
y nos contaremos fábulas de encantos y de sueños
y reiremos tanto hasta perdernos en el tiempo.

¡ Oh Dios mio gracias, por tanta tranquilidad !



                    Derechos reservados

No hay comentarios.: